Google+ Followers

miércoles, 17 de agosto de 2016

Agua de Luna

Soñé que mi madre se hacía agua 
Después de ver la Luna
Soñé 
Por contar las lunas que ella me falta 
Soñé 
Diez veces 
Luna
Diez lunas
Soñé 
Madre 
Envuelta por la Luna 
Húmeda como una placenta
De agua de Luna

miércoles, 3 de agosto de 2016

El tiempo en Londres (I) - Time in London

Norbury (1)
Plattform es una palabra importante para moverse en Londres si usas el metro o el tren. Millones de personas circulan a diario por el tubo -Tube-. Cuando llevas aquí dos o tres días te das cuenta de estas masas de gente conocen con exactitud el lugar donde quedarán situadas las puertas del tren en la 'plattform'.
En las horas punta se arremolinan como avispas en el punto exacto donde se abrirá la entrada para conseguir subir al vagón y seguir su trayecto al trabajo, la escuela o a visitar la ciudad.
Cada mañana tomo el tren en Norbury, al sur de la ciudad, que pertenece al London Borough of Croydon. Es la zona 3 del transporte público de Londres y se articula en torno a la antigua vía romana a Brighton. Es como una pequeña ciudad pegada a la capital británica en la que predominan las casitas adosadas de corte victoriano que tienen su origen en la construcción del ferrocarril a finales del siglo XIX. Casas de trabajadores con planta y piso, las típicas ventanas con galería en el salón y un pequeño jardín interior. Todas tienen su chimenea.

Es un barrio tranquilo, con una calle principal muy animada con tiendas y establecimientos, entre los que llaman la atención las sedes de bancos (Lloyds Banks...) en edificios con una cierta personalidad y las tiendas de frutas con sus coloridos mostradores sobre las aceras. También hay unas cuantas barberías, que los viernes están abiertas hasta altas horas de la noche, y algunas peluquerías; he visto un par de oficinas funerarias, kebab y otros restaurantes y bares.
Como en cualquier sitio de Londres la población es multicultural. Aquí se ve un predominio de africanos y árabes. (1)

El nieto de la mujer en cuya casa vivo estos días es negro, aunque ella, Vikki, es blanca (white british), inglesa de toda la vida.

Ayer vi a un hombre muy alto que caminaba en sentido contrario al mío con una pequeña pancarta en la mano sujeta por un palo: Black Lives Matter, un movimiento que desde 2013 organiza eventos contra la violencia hacia la población negra. Firmaba algo así como 'trabajador laborista'
Tal vez iba, o venía de alguna manifestación.

Esta mañana he visto una ventana frente a la estación en la que se pide el fin de la lucha contra los padres y se reclama el derecho de los niños a una familia. Hablan del síndrome de alienación parental. Los problemas son universales, al menos en Occidente, como ese mobiliario urbano de la firma JC Decaux que podemos ver en todas las capitales europeas.






(1)  (The 2011 census showed that White British was the largest ethnic group at 24% of the population, followed by 13% Black Caribbean, 12% Indian and 12% Other White).

domingo, 18 de octubre de 2015

Palabras mayores en letra pequeña




¡BUENAS TARDES!
Es un placer y un honor compartir este acto entrañable en homenaje a las personas mayores en la Casa de la Cultura. Para mí siempre será el antiguo lavadero.
Donde ahora se agita la vida social y cultural de Armunia, en aquel tiempo hacíamos la colada las madres y las hijas. Íbamos pasando las prendas de las pozas más jabonosas a las del agua clara y fresca del final de la faena.
Hace más de 40 años, 42 para ser más exacta, llegué con mi padre a lo que entonces era un pueblo bullicioso que se arrimaba a la capital con la intención de mejorar.
Un pueblo generoso que, con las aportaciones de su patrimonio público, dio a León el suelo que no tenía para desarrollar industria y servicios.
Recuerdo que era verano. Tengo grabada la imagen de las vecinas de la plaza de España tomando el fresco a la puerta de casa. Yo jugaba o me sentaba en el suelo a su lado mientras esperaba a mi padre que, como era verano, prolongaba hasta las últimas luces del día el ordeño de las ovejas en el aprisco.
En septiembre llegaría el resto de la familia, que habían quedado en Villaornate para terminar las faenas del campo.
Enseguida nos integramos en la vida del pueblo, que aún no estaba asfaltado ni tenía aceras. Fui a las escuelas de Padre Manjón. Aún se mantenía la separación por sexos y recuerdo que en invierno se calentaba con una estufa que ayudábamos a atizar.
Era una época de cambios. Se conservaban modos de vida milenarios al mismo tiempo que entraban en casa los últimos adelantos a través de aquellos televisores en blanco y negro que nos mandaban a la cama con dos rombos.  También las lavadoras empezaban a meter ruido en los cuartos de baño o en las cocinas con los nuevos modelos más adelantados y con centrifugado incorporado.
Mi madre siempre decía que el mayor invento de la humanidad ha sido la lavadora. Porque por muy romántico que sea el recuerdo, sabemos bien que la tarea de lavar ropa, en verano y en invierno, con el agua templada y hasta con hielo en su superficie, era una de las más penosas. Y ahí estaban las mujeres al frente de la colada y de lo que hiciera falta.
--------------------------------------------------------------------------------------
¿Saben? Yo, de pequeña, soñaba con ser mayor. Me fascinaba el mundo de los adultos. Idealizaba su libertad e independencia aunque me fastidiara tener que colaborar en faenas que me apartaban del juego y de la diversión.
Todo pasa y todo llega, dice el cantar. Me hice mayor y escogí este oficio que hoy me trae a la Casa de la Cultura en lugar de al viejo lavadero de Armunia.
Un oficio más de escuchar que de hablar, aunque hoy sea yo quien tome la palabra. Un oficio más de la actualidad que de la memoria, aunque no debería perder la perspectiva del tiempo.
A lo largo de estos años, ya son unos cuantos, he comprobado que en el mundo que vivimos ser mayor no tiene el valor que yo creía de pequeña. El progreso que soñamos es una sociedad de consumo que divide a las personas en segmentos de mercado y las tiene en cuenta en función de determinados intereses.
Por ejemplo. Las personas mayores cuentan, y mucho, a la hora de votar. Y mucho más en una sociedad envejecida como la leonesa. Pero, al igual que los niños y las niñas, son tratadas como personas que hay que tutelar y dirigir, de manera paternalista, como si no tuvieran voz propia o ya no pudieran aportar a la sociedad.
Cuentan como sujetos pasivos más que activos de la sociedad. Sólo hay que fijarse en las candidaturas electorales. Se valora la juventud, quizá porque aquí va escaseando por el virus de la emigración forzosa, pero hay una total ausencia de personas mayores. Los partidos actúan como las grandes marcas comerciales. Temen perder atractivo si no venden caras nuevas y jóvenes.
En los sindicatos, los trabajadores y trabajadoras que se jubilan pasan a las secciones de pensionistas, dedicadas a organizar excursiones y poco más. Poco a poco, las personas mayores son arrinconadas y se van rompiendo los lazos intergeneracionales pese a que abuelos y abuelas son, hoy en día, en muchos casos, el colchón económico de una sociedad en crisis y con un 30% de personas en situación de pobreza, y el colchón familiar para el cuidado de nietos y nietas a falta de otros servicios de conciliación.
El aumento de la calidad y la esperanza de vida en nuestra sociedad han cambiado el concepto de ancianidad. O mejor, dicho, lo han aniquilado. La ancianidad se hace invisible. En unos casos porque son útiles pero ya están fuera del sistema productivo y en otros porque son dependientes y precisan de ayuda para poder sobrellevar la vida.
El progreso nos ha transformado en una sociedad colmena donde cada grupo social y generacional vive en una celdilla sin apenas comunicación con el resto. Las abejas reinas son el poder económico y político que van acomodando a sus necesidades las expectativas de la población.
La jerarquía de las noticias en los medios de comunicación es un fiel reflejo de este sistema, aunque los nuevos medios, con las redes sociales como avanzadilla, están transformando la clásica estructura del medio como emisor y los lectores/oyentes/televidentes como receptores.
A lo largo de estos años, gracias a mi dedicación a temas de salud y bienestar social y a los reportajes, he tenido la oportunidad de escuchar y recoger las voces de muchas personas mayores en entrevistas y reportajes. Y me he dado cuenta de que, como dice siempre mi tía Estelita, todas las personas tenemos una historia que contar.
Historias que son experiencias de vida y lecciones de la experiencia. Testimonios de un tiempo pasado que no debemos olvidar para no repetir errores y celebrar los logros. Voces que dan muestra de la épica y la tragedia de la vida. De la belleza cotidiana y de la heroicidad sin medallas.
Estoy muy agradecida a esas historias que he ido recogiendo porque me han ayudado a hacer un trabajo más cercano a la realidad de la vida que al impacto de los tópicos. Son palabras mayores en letra pequeña a las que hoy rindo homenaje en este espacio que me habéis prestado como si estuviera haciendo la colada con mis hojas sueltas, tendiendo al sol noticias efímeras para que reluzcan como sábanas blancas.
“A arar no había quien me ganara”, me confesaba Tomasa Fernández Dios a sus 102 años. Un portento de memoria que cantaba la tabla de multiplicar como cuando iba a la escuela y compuso una canción para recordar el incendio de Tabuyo del Monte en 1998: “Viva Tabuyo del Monte que es un pueblo muy alegre, con un pinar tan bonito que siempre viste de verde. La mitad se nos quemó por tirar para el pinar el ejército español”.
Con el testimonio de Tomasa y otras abuelas reconstruí el ambiente que se vivía en León cuando las mujeres españolas estrenaron las urnas en 1933, tras ser aprobado el sufragio universal en 1931.
Con este trabajo conocí a Orencia Fernández Modino en la residencia de personas mayores de Armunia. Nació el 1 de mayo de 1906 en Sahelices del Río. Cuando convocaron a hombres y a mujeres a las urnas en 1933 Orencia vivía en Armunia. Una crónica del periódico La Democracia recoge los resultados electorales del entonces municipio aledaño a León. La suma de los votos de los partidos de izquierdas —2.757— superaba a los de las derechas —1.389— pero la división de las candidaturas dispersó el voto izquierdista, relata la crónica.
 Y en contra de los temores exhibidos en el Parlamento dos años antes, la reseña electoral destaca «la reacción producida en la mujer armuniana que se puede asegurar acudió a las urnas en un 90%, demostrando con esto solo su entereza ciudadana. Sosteneros en esa actitud y daréis un mentir rotundo a los pesimistas», ensalzaba el cronista.
Las voces de los mayores me han servido para romper tópicos y para poner sobre la palestra sus necesidades, a veces perentorias. Pero también lo mucho que pueden aportar a la sociedad sin que nadie tutele sus vidas. “Para cuidar a mi Irene no necesito títulos”, me decía Demetrio, un hombre que con 77 años y una enfermedad muscular que limitaba su movilidad, tenía como principal ocupación el cuidado de su esposa con alzhéimer. “Irene, carita de Serafín”, la llamaba con una ternura que partía el corazón. Irene no contestaba, tenía la vista perdida en ninguna parte, como pasa cuando se pierde la memoria.
El testimonio de Demetrio ilustraba un reportaje sobre la necesidad de acercar los servicios de atención a la dependencia a los domicilios. La concejala de Bienestar Social por aquel entonces, hace una década, prometía 360 euros para los familiares que se ocupaban de sus mayores en casa. No creo que se llegara a estrenar la medida.
El déficit de plazas asistidas en residencias formó parte de la agencia de noticias. Al igual que el elevado precio que hay que pagar porque las plazas públicas y concertadas son muy escasas: “A los reyes (magos) les pedí una plaza que me cueste menos”, decía María de los Ángeles de la Blanca en un reportaje sobre el tema. Estaba en la lista de espera de la Gerencia de Servicios Sociales: “Pasan los meses y los ahorros se acaban”.
Los reportajes con voces de mayores me han acercado a la realidad que viven los pueblos en el siglo XXI. A los largos inviernos de soledad: “Pasamos el invierno quietos en la cocina. Tenemos unas gallinas y unos perros para que hagan ruido”, me decían Maximina y Pepe, vecinos de La Urz, en Omaña.
A veces, prestar atención a la historia de alguien que ha vivido muchos años es como sumergirse en una novela. Me llamó la atención la cicatriz que Maximina tenía en su cuello y pecho. Entonces contó cómo se salvó de milagro de un rayo que atravesó su cuerpo de la cabeza a los pies cuando estaba en el monte cuidando el ganado, haciendo la vecera. El oro se deshizo sobre su cuello y la cadena y el círculo de su medalla quedaron grabados para siempre.
“Di a luz de rodillas en la cárcel de Astorga de rodillas en 1940”, me confesó Amalia de la Fuente Peral en un reportaje sobre las mujeres represaliadas por el franquismo y condenadas al silencio en la memoria histórica.
La historia de Rosario, una mujer de 82 años que era la única habitante de Penoselo durante el invierno, me conmovió desde el principio. Y me dejó atónita cuando desveló que fue ella quien tomó la iniciativa de salir de su pueblo y marchar en busca de trabajo a Lyon, la segunda capital francesa.
Fue partera de su madre con once años, minera a los 16, agricultora, ama de casa, portera, limpiadora, nana y, ya anciana, cuidadora y enfermera de su marido. ¿Quién da más?
Lecciones de dignidad. De supervivencia y de gran talla humana. Como Evelyn, en la película de Tomates verdes fritos, a medida que he prestado oídos a las voces de las personas mayores he ido descubriendo un mundo lleno de personas luchadoras y entusiastas, como Ninny, la abuela de la película. Un hilo que conecta el pasado con el pasado con el presente y que ha alentado mi pasión por escuchar y contar historias.
Yo, que no conocí abuelas ni abuelos, me reconozco como nieta de todas estas voces. Y reivindico su valía y utilidad en la sociedad. Son palabras mayores aunque nos empeñemos en escribirlas en letra pequeña.











miércoles, 26 de agosto de 2015

El viaje




El hombre echó a andar al amanecer con una pequeña maleta en la mano derecha. Sobre el hombro izquierdo colgaba un fardel en el que su madre había guardado una hogaza de pan bregado, unas cebollas, una corra de chorizo y un puñado de uvas pasas envueltas en papel de estraza. Son las últimas, le dijo.
Los campos verdeaban bajo la tímida luz de la aurora. Los trigos ya levantaban dos palmos y los pájaros empezaban a despertar con sus cánticos de cortejo. De vez en cuando, el hombre se daba la vuelta y contemplaba, cada vez más pequeño, el pueblo que le vio nacer con sus casas de adobe y tapial. Más allá de la torre de la iglesia aún podía distinguir los barcillares, con sus vides enfermas.
Sus pensamientos estaban en el horizonte del camino de hierro que acababan de estrenar, con estación en el pueblo vecino de Castrolaes. Varias veces había atisbado la estela de humo blanco de aquella chocolatera gigante desde la noria, donde aún tuvo tiempo de trasplantar los pimientos de los semilleros a los surcos labrados a conciencia. Su amigo Arsenio se había ofrecido a cultivarlos y vender la cosecha.
Amaba la tierra, la que antes trabajó su padre y antes su abuelo y su bisabuelo. Y quién sabe cuántas generaciones le precedieron en el oficio de labrador. Pero la mala racha de los últimos tiempos, sobre todo aquella maldita enfermedad que pudría las raíces de la vid y las destruía, le habían decidido a emprender el viaje.
Entonces no sabía que iba a subirse al tren casi a la puerta de casa. Había trabajado en las obras durante el tendido de las vías y transportando ladrillos desde la cerámica de Villacé con los que se levantaron los edificios de estación y esos pequeños casetos rematados con celosías que servían de retrete y lampistería. Había ahorrado lo suficiente para marcharse. No quería acabar de criado en cualquier casa de labranza, durmiendo en las cuadras con los animales.
Corría el mes de mayo de 1915. Máximo Prado iba a probar fortuna al otro lado del Atlántico. Fueron más fuertes las ganas de cambiar su destino que las lágrimas suplicantes de Feli, su novia. Ya volvería él o le mandaría el dinero suficiente para que marcharse ella. El barco zarpaba del puerto de Vigo en un mes y medio. Había adquirido el pasaje en el despacho de un prestamista de Alenca, corresponsal de la agencia de emigración, que se ocupaba de todas las gestiones por una jugosa comisión.
Era su primer viaje en tren. La nueva línea de vía métrica finalizaba su recorrido en Palanquinos, donde haría transbordo para subirse a otro convoy con destino a León. Allí pararía un par de días para comprar algo de ropa y víveres y continuaría el viaje hasta Vigo en uno de los expresos que atraviesan la capital por la noche.
Todo esto lo llevaba apuntado en unas cuartillas, que guardaba en su bolsillo junto al billete y el pasaporte. Sobre el papel había trazado los recorridos y destinos con su esmerada caligrafía y unos dibujos de trenes y barcos con los que señalaba los puntos más importantes del trayecto. Había dedicado muchas tardes a planear el viaje.
El barco tenía prevista la llegada a La Habana a finales del mes de julio después de veinte días de travesía. Allí tendría que subirse de nuevo al tren para llegar hasta la provincia azucarera de Camagüey donde le esperaba su primo hermano Manuel. A saber lo que le aguardaría en aquel buque. A saber si llegaría, se preguntaba, cuando le sorprendió, ya en la estación, el pitido frenético del convoy que había partido a las seis menos cuarto de la mañana de Medina de Rioseco.
Miró el reloj y se puso en pie para ver llegar al pájaro negro.
Para La Habana me voy, madre
A comer plátanos ricos
Que los pobres de aquí
Son esclavos de los ricos

miércoles, 19 de agosto de 2015

Astorga no es sexista, señor alcalde

Astorga ha entrado en el túnel del tiempo. La plaza de toros, el burladero taurino y el excelentísimo ayuntamiento preparan un “Homenaje a la mujer Española” en la novillada que conmemora el 25 aniversario de la restauración del coso. Son las fiestas de santa Marta, patrona de la ciudad y, para el catolicismo, también de cocineras, sirvientas, amas de casa, hoteleros, casas de huéspedes, lavanderas, de las hermanas de la caridad, del hogar.

El homenaje se anuncia en un cartel con todos los ingredientes de la fiesta: toro, torero y mujer con vestido de faralaes haciendo frente al toro sin capa ni espada. Así nos ven a las mujeres. Sin más recursos para defendernos que nuestro cuerpo serrano y un sombrero. Ah!! Pero ahí está el hombre, el diestro dándolo todo para que la mujer luzca sus volantes y la pechera sin miedo; quizá por ello, ella aparece con la cerviz inclinada, como en señal de reverencia a la valentía del torero.

Una imagen anclada en el tiempo. Esa es la imagen de la española que se ve en el cartel taurino que ha levantado polvareda en la sociedad civil astorgana, aunque no ha logrado que el concejal de fiestas, Javier Guzmán, ni el alcalde, Arsenio García, tosieran en el pleno municipal en el que algunos partidos de la oposición pidieron su retirada (PSOE e IU). También lo ha pedido la Plataforma Ciudadana de Astorga por la igualdad y contra la violencia.

La escena que pinta el cartel no es lo peor de todo, aunque una imagen valga más que mil palabras. Ni siquiera es un copia y pega de los carteles de toda la vida. Antaño, se colocaba a las mujeres detrás del burladero, de un balcón o en un escenario indefinido.

No es que sea chocante, es que rechina, que se hagan novilladas y encima se disfracen de homenaje a la mujer (española) en pleno siglo XXI con la que está cayendo. En un verano de fuego que calcina bosques y en un verano de sangre que incrementa de forma alarmante e insoportable las estadísticas de la violencia machista. A nuestros gobernantes no se les mueva una ceja.Sangre y fuego son los colores de las banderillas que se clavan sin clemencia sobre la piel del toro. Pobre animal. Perfecta metáfora de la pobre España donde el maltrato a las mujeres, muchas veces, y el mal trato animal, siempre, salen gratis. En manos de estos toreros de tres al cuarto que tenemos por gobernantes.

Hay qué preguntarse qué se entiende por mujer española en una sociedad global en la que la convivencia con otras culturas y nacionalidades es parte de la nueva identidad de las ciudades, incluso la de Astorga.

Mujer española resuena a pasado. La sección femenina se empleó a fondo durante cuarenta años en acuñar este concepto que tanto le gustaba al dictador Franco. Pero está claro que hablan de la mujer española del siglo XXI y todas las que no lo son, por definición, están excluidas.

Como digo, lo más deplorable no es la imagen, sino la letra pequeña del cartel. Es sangrante. La mujer como reclamo, ha dicho el concejal de fiestas, es invitada a contemplar gratis la novillada si va acompañada de alguien, se supone que de un varón, para que otras mujeres no desaprovechen la entrada gratis con otro hombre. Señoras, señoritas y menores de ocho años, dice textualmente el cartel.

Las mujeres tratadas igual que menores, señor alcalde, eso no está bien. Las mujeres como mercancía, eso está muy mal. Las mujeres divididas en señoras y señoritas, cuando ya está erradicado hasta en los formularios oficiales, eso es caspa.

Lo que más gracia me hace es que toda esta gente que quiere llevar gratis a las mujeres a los toros, con homenajes que son humillaciones, son los que se oponen fervientemente a las medidas de discriminación positiva (leáse cuotas) para que las mujeres alcancen la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Discriminación positiva, sí. Pero sólo para ver toros.


Astorga hace el ridículo (y se mete en un jardín machista y segregacionista). Astorga no es sexista, señor alcalde. ¿ O sí?

Retire (se) (de) ese cartel. 

martes, 11 de noviembre de 2014

LA CAJA ROSA

La caja rosa
I

Esta caja rosa tiene una historia. Llegó a mis manos el 25 de noviembre de 2011. Viajó mucho tiempo en el maletero de mi coche. Me inquietaba su contenido y no quería abrirla. Tampoco me decidía a tirarla a la basura. Este verano, una tarde nublada, me senté en el sillón y levanté la tapa. Os la iré mostrando  (21-10-2014)

II
La caja no era exactamente rosa. Estaba sembrada de cuadrículas rosas, grises y blancas habitadas por corazones, estrellas y flores. Tenía la sospecha de que aquella caja no era exactamente un regalo.

Antes de abrirla trate de escuchar sus sonidos y reconocer el tacto o algún olor familiar. Cerré los ojos y vio a una mujer con la caja en la mano. Descendía por una escalera con parsimonia.

Como si llevara una ofrenda en sus manos o toda una vida . Vi brillar levemente su pelo rizado, color cobre, al atravesar el descansillo por cuya ventana se colocaban unos rayos de luz. Una lágrima brotó de sus ojos azul pálido y acarició las pecas de su cara.

Estaba abatida. Pero logró recomponerse haciendo equilibrios con la caja y sacando un pañuelo de papel del bolso antes de salir a la calle. La recibió el aire frío de un día soleado, tan familiar que lo hubiera echado en falta. (28-10-2014)

III

Aún era otoño en aquella ciudad congelada en el tiempo. Cruzó la calle hacia la acera donde el sol aliviaba el paseo de ancianas y la huida de oficinistas a los cafés a media mañana. Notó que algunas miradas se posaban sobre ella, o más bien, sobre la caja rosa. Pesaba poco, pero era lo suficientemente voluminosa como para no pasar desapercibida incluso allí donde la apatía se había apoderado de la gente.

Cruzó varias calles y encontró abiertas las puertas de la oficina que buscaba. Había cola. Varias mujeres y hombre estaban delante de ella. Anunciantes de sección de Relax. Las chicas hablaban con acento extranjero.  No se molestaban en bajar el tono de voz y aunque lo hicieran daría igual. La mujer que tomaba nota lo recitaba con buen timbre, como si se dirigiera a un auditorio imaginario.

“Mujer con sombrero y flores en la cabeza da clases de fragilidad. Eficaz tratamiento para ejecutivos agresivos. Horario flexible. Se fía”

Las palabras del anuncio imaginario resonaron en su mente. Estuvo a punto de pronunciarlas cuando le tocó el turno y posó la caja sobre el mostrador.

(5-11-2014)

IV

La empleada miró a la mujer con cara de circunstancias. Pero aceptó el encargo. Estaba acostumbrada a que le llegaran con las encomiendas más extrañas. Aquella caja llevaba un regalo de buen gusto, sin duda. Sólo le preguntó si quería dejar una nota. La misteriosa mujer del cabello cobrizo le dio un nombre y una dirección. Sonrieron y se despidieron.

Con el tiempo pude reconstruir el camino de la caja rosa hasta mi mesa, aquel  25 de noviembre.

Al abrir la caja me encontré con un montón de objetos extrañamente envueltos en periódicos y papel de seda o atados con cuerdas. Objetos amordazados. Pensé que aquella mujer me quería decir algo importante. O tal vez sólo era una broma de mal gusto. O una obra de arte. Vete a saber.

Yo no quería descifrar el mensaje. Me angustiaba. Me daba repelús. La caja, como os dije, permaneció ignorada durante tres años en el maletero de mi coche. Sí, es muy extraño. El miedo cercenó mi curiosidad.

11-11-2014


Continuará....



jueves, 6 de noviembre de 2014

Néptuno, préstame el tridente

Neptuno, préstame el tridente
Fuente de Neptuno. Jardín de San Francisco.  León
 o te lo quito.
¡Quién fuera fuente!
Paciente agua, otoño indiferente.
 Hoja condescendiente.
 Yo soy viento. Y no puedo detenerme. A mi paso el agua se balancea
y me persigue su húmedo aliento.
Las hojas abandonan sus cómodos lechos,
se agitan voluptuosamente
 al oír los gemidos de las sirenas que me acompañan.
 Voy hacia el mar. Ellas saben.
Donde la nube.
Dame el tridente, Neptuno.